enero 29, 2015

Claves para ser un buen gerente





1.- Mostrar respeto: Una de las cualidades más apreciadas en cualquier ambiente de trabajo es el respeto.  Sin embargo, existen gerentes que actúan como si sus “colaboradores” no tuvieran valor y les dicen frases como: “Si se van o se quedan me da igual, ya que afuera existen miles de personas desempleadas deseosas de encontrar un empleo” o “Si no están conformes, puedes salir por esa puerta”.

Igualmente, un gerente muestra falta de respeto hacia sus “colaboradores” cuando habla mal de ellos con otros Gerentes, ya que, tarde o temprano, todos en la oficina o en la empresa se enterarán. En estos casos, no resulta extraño que los “colaboradores” afectados renuncien o sencillamente tengan un bajo rendimiento. O peor aún, se creen los grupos que van en contra del gerente afectando negativamente el trabajo del equipo.

Tampoco es conveniente que un gerente llame la atención a un “colaborador” utilizando malas palabras, insultos, expresiones denigrantes o descalificaciones personales ya que, de esa forma, también le está faltando el respeto.  Siempre se debe dirigir en un tono profesional, y nunca en público.

2.- Delegar: Es importante que todo Gerente aprenda a delegar, ya que una oficina donde no se archive un papel sin la orden del gerente representa un problema no sólo para la organización que se atrasa en la realización de sus actividades diarias, sino también para los “colaboradores” que se sienten subestimados.
Si bien es cierto que al delegar se corre el riesgo que el “colaborador” cometa errores, el gerente puede reducir esta posibilidad informando y capacitando a la persona en lo qué se espera de ella, y cómo lo está haciendo.   Igualmente, el gerente debe fijar metas y retroalimentar sobre el desempeño del “colaborador” efectuando evaluaciones periódicas.
De esta forma los “colaboradores” ganarán confianza y serán autosuficientes en la realización de la tarea delegada y, con ello, el gerente se quitará un peso de encima.

3.- Estar atento a sus “colaboradores”. Los gerentes no sólo deben estar atentos del desempeño de sus “colaboradores” sino también de los detalles como sus cumpleaños, si tienen un nuevo bebé, si se enferman estar atentos a su salud, entre otros, ya que esta actitud ayuda a mejorar la calidad de vida del empleado.

4.- Elogiar de forma correcta. Cuando un “colaborador” ha realizado un buen trabajo, es importante que el gerente lo felicite para que se sienta reconocido y motivado a seguir adelante.  Y eso sólo se logra manteniendo una evaluación de los colaboradores constante, donde el gerente sepa del valor agregado en los resultados del trabajo.
Sin embargo, no es correcto elogiar y luego indicar un error como, por ejemplo, el siguiente caso: “Excelente informe, pero lo entregaste un día tarde”, ya que neutraliza el efecto.

5.- Corregir de forma adecuada. Es importante erradicar las conductas negativas que pudiera tener un determinado “colaborador” de inmediato, ya que si no se hace, es probable que sus compañeros lo copien.  Por ejemplo, si el “colaborador” Juan habla 45 minutos por teléfono con su novia todos los días y su jefe no le llama la atención, es probable que los demás hagan lo mismo. O si el “colaborador” Pedro, usa la herramienta de su trabajo para conectarse vía internet por facebook, twitter, instagram, y no se llama la atención, lo más probable es que todos los demás “colaboradores” hagan lo mismo. El gerente debe enseñarlos a respetar el sitio de trabajo,  y un buen principio es dando en ejemplo.

6.- Mantener una buena comunicación. La comunicación es un elemento fundamental en todas las relaciones incluida gerente – “colaborador”.  Se debe evitar en todo momento el “yo creía” o el “yo pensaba”.

"Por ello, es importante efectuar reuniones periódicas con el fin de mantener a los “colaboradores” al día de la información pertinente para la realización de sus tareas."

El proceso de comunicación involucra también el escuchar.  El gerente debe escuchar a sus “colaboradores” y debe orientarlos para llegar a la solución de diferentes problemas que pudieran presentarse, siendo el facilitador, haciéndole ver al “colaborador”; donde está la solución.
Es importante recordar que la comunicación constante y fluida no sólo ayuda al “colaborador” a sentir que su trabajo es significativo e importante sino también tendrá un impacto positivo en los resultados de la empresa.

7.- No premiar con más trabajo. El gerente no debe proporcionar  al “colaborador” más eficaz y rápido el trabajo que lo demás no han podido cumplir porque, en cierta forma, se está castigando al “colaborador” eficiente y recompensando al mediocre.
Por ello, no se debe extrañar que el mejor “colaborador” empiece a ser menos rápido y menos eficiente para evitar la carga adicional.

8.- Compartir el éxito y tener espíritu de equipo. Cree que el éxito de uno es el éxito de todos. Las empresas (como los equipos de fútbol) no pueden estar hechas de individualismos. Todos juntos hacen un equipo.


9.- Tener iniciativa. Es decir, ten la capacidad de mostrar un comportamiento emprendedor, iniciando e impulsando los “cambios” necesarios con energía y grandes dosis de responsabilidad personal.

Por ultimo una frase de Martin Heller

Un colaborador exitoso es el producto de lo que su gerente o jefe espera y hace por el.