marzo 27, 2012

Factores de Exito


Como seres humanos todos tenemos un instinto interior para alcanzar nuestras metas, Puede que este no tenga dimensiones para cambiar la sociedad o realizar un impacto histórico, como hacer sonar los redoblantes o dejar ondeando las bambalinas detrás de las cámaras, quizás únicamente nos veamos confinados a cuidar un jardín, atender la mascota o formar una familia. Pero todos tenemos propósitos que nos impulsan, aunque no siempre seamos capaces de reconocerlos y luchar por alcanzarlos. Más aun, siempre que vemos a la gente que tiene éxito, da la impresión de que una y otra vez aparecen los mismos factores. Estos factores no nos brindan una formula ya hecha ya que todas las personas son muy distintas en sus personalidades, talentos y recursos, pero si nos proporcionan pistas sobre los elementos esenciales.

Por ejemplo encontramos un impulso, entusiasmo o pasión, cualquiera que sea el nombre que le pongamos, siempre estará unido a un claro objetivo o una visión especifica.



Algún sueño o meta entusiasma a una persona y en ello encontramos fuertes creencias… no necesariamente de tipo religioso, sino creencias sobre usted mismo, de lo que es capaz de hacer y de la gente con la que se relaciona. Y, unido a todo ello,  por lo general existe un fuerte sistema de valores, sin importar cuales sean estos. (los valores centrales resultan asombrosamente universales en culturas y religiones, y así lo han sido a lo largo de los siglos.) También nos damos cuenta de que las personas con éxito, aparte de saber dónde quieren estar, por lo general parecieran seguir algún plan o estrategia. Dan la impresión de estar organizadas en sus pensamientos y el modo en que conducen esos recursos tanto internos como externos. Cualquier ejemplo que busquemos coincidirá por igual en deportistas, ejecutivos, padres, artistas, políticos y gente de otras profesiones creativas que tienen éxito y también parecieran poseer una energía particular…mas allá de la fuerza y preparación física, una energía interior que hacen que luchen contra cualquier obstáculo, donde la gente normal hubiera abandonado.

Al igual que sus creencias, valores y visión, pocos le atribuirían esa energía especial a su historial genético, educativo, o cultural, Dando así la impresión de estar siempre en pos de la lucha de un ideal o un sueño, que todos como seres con un fin determinado, entendemos. Por último, poseen la capacidad de “comunicarse” en cualquier nivel y modo que sea necesario para hacerse entender y generar su éxito.

Para esto no hace falta una ciencia especial que identifique las características en la gente con éxito. Lo que actualmente se conoce como programación neurolingüística PNL, es el más fácil sistema de identificación de la excelencia personal y nos ofrece la capacidad para comprender como esos rasgos, funcionan en los individuos específicos. Mostrándonos luego como copiar esas exitosas estrategias de pensamientos y comportamiento, sin tener que pasar o experimentar algunos años por la teoría del ensayo y error.

Una vez que se conoce el proceso, antes que el contenido del comportamiento exitoso, esa excelencia queda al alcance de quien se lo proponga y salga en búsqueda de su meta.