julio 07, 2015

Ser hotelero en Venezuela y no morir en el intento

Recientemente compartí en mi pagina de facebook, un articulo que mencionaba las típicas situaciones que vivimos o sufrimos los hoteleros, cuando nos enfrentamos a un cliente.

Al descargarlo, me sentí identificado, con los acertados comentarios del colega y aun cuando el nos escribe desde otro país y como buen profesional nos recuerda la antigua premisa, que nos dice: "el cliente siempre tiene la razón" o "the customer comes first" recordé que durante muchas ocasiones, hemos cerrado la puerta de la oficina, pensando ...ojalá este cliente no regrese pronto.


Es así como disfrutando un poco su buen humor y recordando todas estas ocasiones, me tropecé con la realidad socio política en Venezuela, tomando como punto de partida el año 2009 para no retroceder tanto, donde nuestro país comenzó a sufrir una recesión de productos y materia prima, que normalmente se conseguían en abundancia y le daban a nuestros hoteles el verdadero brillo de una propiedad con cinco estrellas.




En primer lugar y tomo como referencia el año 2009 porque desde esa época se comenzó a notar la adquisición de los hoteles tradicionalmente operados o administrados por cadenas internacionales, para pasar a manos de la operadora turística del Estado Venezolano, conocida como VENETUR. Nombre o marca que se comienza a ver en las fachadas de antiguos edificios como el prestigioso Hotel Caracas Hilton, donde por cierto tuve mi primera experiencia laboral en este maravilloso mundo de la hotelería, actualmente ALBA Caracas, el Hotel InterContinental Valencia, un reconocido icono para la ciudad, actualmente Venetur Tacarigua, el tradicional y emblemático Hotel InterContinetal Guayana, ahora Venetur Orinoco y así sucesivamente hasta llegar al prestigioso Hotel Hilton Margarita & Suite, que durante su expropiación fue llamado Venetur Macanao, en todos estos hoteles, tuve la suerte de trabajar cuando eran operados por cadenas multinacionales bajo estrictos controles y estándares de servicio y calidad, los cuales fueron pasando al olvido de la misma forma que sus banderas eran retiradas de las astas.

En la actualidad, es bien sabido por todos quienes trabajamos en cualquier hotel de Venezuela, que brindar un buen servicio o por lo menos prestar un servicio de lujo en nuestros hoteles, es prácticamente una labor titánica, y mas allá de la marca o la cantidad de estrellas que tenga la propiedad, me refiero al tipo de insumos, la reposición de materiales, o cualquier valor que sea necesario adquirir para ofrecerle al huésped. Comenzando desde la llave magnética que recibe cuando llega, las atenciones que anteriormente recibían en sus habitaciones, la variedad en las comidas, cada vez menos frecuente y el propio estado de las habitaciones (iluminación, refrigeración, pintura, lencería) lo cual es cada vez mas costoso y difícil de actualizar o mantener en optimas condiciones. Todo lo anterior afectado por un mercado que priva no solamente a nuestros turistas extranjeros, sino también a las familias que durante la época de vacaciones, decidían disfrutar y compartir fuera casa, la gran variedad de opciones que existen en esta mágica tierra llamada VENEZUELA.

Como dato curioso, y para llamar la atención de todos quienes operan el sistema financiero y productivo del país, hoy en día según la OMT el volumen de negocio del turismo iguala o incluso supera al de las exportaciones de petróleo, productos alimentarios o automóviles, posicionando así cualquier destino de forma sostenible en los mercados nacionales e internacionales, representando al mismo tiempo, una de las principales fuentes de ingresos de numerosos países en desarrollo.

Así que la pregunta sería: Cuando empezamos a trabajar por el Turismo?

Luego de haberles contado mi versión, a continuación comparto con ustedes, el enlace que motivó este articulo, escrito por Favio Mazzola en su pagina "un argentino por el mundo" y lleva por nombre  Trabajar en un hotel: solo para apasionados, la cruda verdad.

Espero sus comentarios


Hugo Santos, se define como un publicista dedicado a la hotelería, actualmente escribiendo para su blog acerca de la industria hotelera, el marketing, y el manejo de las redes sociales. Permanentemente activo y enfrentando a diario el contacto con los clientes, como su principal fuente de inspiración, mientras logra publicar su próximo libro "Ensayo de Marketing Turístico en 70 pag.´s"

Este articulo y cualquier otro publicado en mi blog puede ser reproducido y utilizado como referencia, siempre y cuando se mencione la fuente.