marzo 02, 2015

Bushido, arte de guerra o forma de vida


En muchas ocasiones quienes me visitan me han preguntado por el origen de las espadas japonesas, que guardo como decoración en mi casa y es que muy poca gente conoce realmente el origen del Bushidô, y la relación que esto puede guardar con la gerencia o actitud de una persona.
En los años que practique artes marciales nunca tuve la oportunidad de utilizar estas espadas y realmente no conozco a nadie que las haya utilizado, pero siempre me sentí atraído por la lectura de su origen y la elegancia de su apariencia.




Bushido significa, literalmente, "modos militares de caballero"; es decir, las maneras que los nobles contendientes debían mostrar tanto en su vida como en su vocación. El Bushido era los preceptos de la Orden de la Caballería, las obligaciones de esa nobleza guerrera. 

"Una especie de Código, que definía los principios morales que debían cumplir los nobles guerreros."

En la mayoría de los casos quienes ven las espadas y las relacionan con artes marciales, enseguida piensan en samuráis, combatientes con destrezas superiores, cuando la realidad mas allá de una batalla o enfrentamiento entre guerreros, está basada en un principio de conducta y disciplina, que bien podría utilizarse en cualquier profesión o forma de vida.  

Por esto, El Bushido desde su origen presenta siete virtudes asociadas, y no todas tienen que ver con el arte de la guerra, pero si con el correcto andar por la vida:




"El Código de honor de los Samuráis"




Gi - justicia (decisiones correctas)

Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurái no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

Yu- Coraje


Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.


Jin – Benevolencia

Mediante el entrenamiento intenso el samurái se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

Rei - Respeto, Cortesía


Los samurái no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no solo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurái se vuelve evidente en tiempos de apuros.

Makoto - Honestidad, Sinceridad absoluta


Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de "dar su palabra", no ha de "prometer", el simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. Hablar y hacer son la misma acción.

名誉「名譽」Meiyo – Honor


Es la virtud más importante de todas. El auténtico samurái sólo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que toma y cómo las lleva a cabo son un reflejo de quién es en realidad. No puede ocultarse de sí. En caso de quedar mancillado, la única forma de restaurarlo es mediante el Seppuku o suicidio ritual.

忠義 Chuugi – Lealtad




Haber hecho o dicho "algo", significa que ese "algo" le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel. Para el guerrero, las palabras de un hombre son como sus huellas: puedes seguirlas donde quiera que él vaya.


Si en nuestro diario andar, ponemos en practica todos estos principios, seguramente no nos convertiremos en samurais, pero nuestra conducta sera un permanente y necesario ejemplo, para cualquier sociedad.


Hugo Santos, se define como un publicista dedicado a la hotelería, actualmente escribiendo para su blog acerca de la industria hotelera, el marketing, y el manejo de las redes sociales. Permanentemente activo y enfrentando a diario el contacto con los clientes, como su principal fuente de inspiración, mientras logra publicar su próximo libro "Ensayo de Marketing Turístico en 70 pag.´s"

Este articulo y cualquier otro publicado en mi blog puede ser reproducido y utilizado como referencia, siempre y cuando se mencione la fuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario