mayo 06, 2012

Buscando el éxito sin perder el equilibrio


Hoy domingo acabo de leer un artículo sobre el famoso científico y visionario Albert Einstein (1879-1955), de quien me atrevo a decir que mi admiración hacia el junto con Leonardo D´Vinci por sus habilidades y gran capacidad para desarrollar sus investigaciones y tanto por habernos dejado atrapados con sus historias a pesar del tiempo, todavía nos falta muchas cosas por conocer.

En este artículo mencionan algunas de las tantas frases que A. Einstein, repetía o justificaba constantemente cuando era descubierto en una de sus muchas investigaciones o enredos matemáticos, pero siempre sencillos y aunque adelantados para su tiempo, muy acertados para la sociedad que a pesar de poder escuchar su explicación no podían comprenderlo todo.




Es aquí cuando comienzo a desarrollar mi humilde visión de sus comentarios y las aplicaciones más útiles para esa búsqueda constante del éxito y desarrollo profesional que tantos obstáculos encontramos en el trabajo diario.

En la actualidad igual que a principio del siglo XX podríamos repetir que 
“Los mediocres son siempre críticos” 

Repitiendo esta frase tal como la mencionaba este importante visionario, nos daremos cuenta que los espíritus generosos, al buscar un camino diferente y utilizar su inteligencia con valor y honestidad, siempre encontraran una resistencia feroz por parte de las mentes mediocres. Pero la imaginación es más importante que la cultura, porque el hombre que solo es culto termina rodeado de límites, mientras que la imaginación puede darle la vuelta al mundo.

Repitiendo este párrafo una y otra vez entiendo y me complace aceptar, que desde hace mucho tiempo el ser humano está luchando en busca del éxito y en las mayorías de las ocasiones mas allá de las personas mediocres que retrasan nuestras metas, también tropezamos con eso que hoy en día la ciencia decidió llamar estress laboral y algunos ejecutivos con mayor frecuencia que otros requieren, de ciertas prácticas o rutinas de relajación para conservar su salud y rendimiento en el trabajo.

El estress en el trabajo no es una enfermedad como mucha gente ha querido pensar, este simplemente aparece o se manifiesta cuando las exigencias del entorno laboral superan la capacidad de las personas para hacerles frente o mantenerlas bajo control, sufriendo entonces de ansiedad, depresión, malestares frecuentes y otras muchos síntomas. Por otra parte, la economía, la inseguridad, la inestabilidad laboral, tipo de contratación y otras rutinas, hacen del estress un protagonista frecuente en los lugares de trabajo, siendo además la principal causa de ausentismo laboral en las empresas.

Pero nada es tan grave si sabes equilibrar tu vida personal con la familiar, y llevar una vida completamente sana, en armonía con tus metas, otra conocida frase la cual uso con frecuencia se refiere a buscarte un trabajo que verdaderamente ames tanto que no te des cuenta que estás trabajando. Es allí donde verdaderamente esta la felicidad, aunque tengas que cobrar por hacerlo…

Si ya estás sentado en tu escritorio la única forma cómo puedo ayudarte es recomendándote a salir de la rutina laboral, con algunas simples normas que mencionare a continuación:

  • Tomate siempre una breve pausa durante tu jornada de trabajo, para despertarte por un momento y reactivar tus neuronas, estiras tus músculos y respira profundamente.

  • Si tienes demasiado trabajo pide apoyo a cualquiera de tus compañeros y asegúrate de ofrecerles ayuda cuando ellos también la necesiten.

  • Si te sientes deprimido o aburrido procura buscar una ventana y dedicar unos minutos a ver el paisaje, sin que esto te distraiga lo suficiente, para evitar problemas con tu jefe.

  • Quitar la mirada de pantalla cada 45 minutos es un ejercicio de relajación que tus ojos sabrán agradecer mientras te levantas del escritorio, aunque sea por un minuto luego de haber estado dos horas sentado.

  • Asegúrate de cumplir con tu horario, pero averigua que tanta flexibilidad tienes, así podrás acomodar tu horario para otras actividades, con tu familia, en la universidad o el gym.

  • Toma el tiempo necesario para alimentarte, no lo dejes para después y antes de volver a incorporarte, asegúrate de haber tomado agua.

  • Cuando por fin salgas del trabajo deja de lado todos los problemas de la oficina y procura escuchar música de tu agrado, mientras llegas a casa.


Aplica esta serie de tips y elabora tu propia lista de prioridades para que nada se te acumule, así podrás ver realmente un camino mucho mas despejado hacia tu meta. Lo cual te dará mayor entusiasmo para seguir adelante.

Para dar fin a estas breves y fáciles recomendaciones termino con otra recordada frase


Nada sucede porque sí: “Dios no juega a los dados con el Universo”