marzo 16, 2018

El Wifi, no cae del cielo


El wifi, no cae del cielo

En pleno año 2018 tener WiFi a 10.000 metros de altura, sigue pareciendo un cuento fantástico, y los pocos que lo han logrado ofrecen una velocidad muy similar a la utilizada en la época cuando apenas conocíamos el internet doméstico, y aun así el precio es sumamente costoso.


zorbash - marketing gerencial


La pregunta que podemos hacernos, ¿cómo es posible que 14 años después de que Boeing puso en circulación la primera aeronave con una conexión WiFi todavía tengamos que conformarnos con el ‘modo avión’ en la gran parte de los trayectos?

La respuesta, aunque todavía debe pasar por muchos conflictos comerciales, tecnológicos y de seguridad, podría cambiar de la mano de la EAN (European Aviation Network), que nos es otra cosa que la propuesta de una nueva red diseñada, para proveer conexión a las comunicaciones en pleno vuelo.

Este invento que ofrece, hasta 75 megas por segundo, fue creado por uno de los principales jugadores del sector de los satélites, la firma británica Inmarsat. Su primer cliente en hacer uso de esta nueva infraestructura será el holding IAG, que aglutina a sus compatriotas de British Airways, Iberia, Air Lingus y Vueling.

Tarea nada fácil, proporcionar señal a un dispositivo que viaje en el interior de una cabina que está desplazándose a 10 kilómetros de altura

Con las cifras que manejan actualmente los aeropuertos, hacer uso de satélites ubicados a miles de kilómetros es un reto tecnológico mayúsculo, sin embargo estos consorcios aseguran haber hechos pruebas, donde ya lograron establecer vídeollamadas para conectarse con dispositivos en pleno vuelo. Apoyándose en antenas situadas en tierra firme, utilizadas en EEUU, donde las cifras oficiales estiman que ocho de cada diez vuelos domésticos o regionales ofrecen el servicio de wifi a bordo.

El gran reto siguen siendo los vuelos intercontinentales, donde es imposible sembrar el mar de antenas. Sin embargo, para Europa con 22.500 vuelos diarios. 500 millones de pasajeros al año. Unas cifras que, según la consultora CCS Insight, hacen que sea el espacio aéreo más activo del mundo. Cifrado por la ‘London School of Economics’ estimando que el desarrollo de esta actividad podría suponer, para el año 2035, un auténtico pecio ya que el negocio podría alcanzar los 130.000 millones de dólares.


Con esta escandalosa cifra y el jugoso negocio que representa para sus creadores, la próxima historia será descifrar los precios, que pretendan cobrar las aerolíneas por el afamado uso de esta tecnología…




Hugo Santos, se define como un publicista dedicado a la hotelería, actualmente escribiendo para su blog acerca de la industria hotelera, el marketing, y el manejo de las redes sociales. Permanentemente activo y enfrentando a diario el contacto con los clientes, como su principal fuente de inspiración, mientras logra publicar su próximo libro "Ensayo de Marketing Turístico en 70 pag.´s"

Este articulo y cualquier otro publicado en mi blog puede ser reproducido y utilizado como referencia, siempre y cuando se mencione la fuente.