diciembre 28, 2017

Leyendas de atención al cliente

Aunque mi experiencia siempre ha sido en la hotelería, esta leyenda de una empresa completamente diferente, demuestra mucho el nivel de atención que debemos prestarle siempre, al comentario que hacen nuestros clientes.


Cuenta una leyenda laboral que una chica se compró un carro, y todas las noches iba a comprar helado para su familia. Un día, se dio cuenta de algo extraño, su carro no se prendía si compraba helado de vainilla.




Tras varios intentos, escribió al fabricante de vehículos y les contó esto, varios empleados se rieron de la carta, la tomaron como un chiste. Un día riéndose del caso los escucha el gerente, y decide llamar a la chica ... Esta fue muy enfática, era verdad!

El fabricante mandan a un mecánico, van a comprar helado, primero chocolate, todo bien. Se van a dar una vuelta, ahora vainilla... no se prende el carro!

Esta queja, que fue vista como chiste cambió la línea de producción de estos vehículos, y era un error que nadie había detectado hasta ese momento.

Resulta que el helado de vainilla estaba cerca de la puerta, lo compraban y salían muy rápido y el carro no se enfriaba, por ende, no se prendía. Los otros helados tomaban más tiempo para comprar.

MORALEJA: Nunca hagan de menos una queja de un cliente que está afectado y se los comunica porque necesita ver mejoras, no por hacerles daño!


Fuente: conversaciones laborales...

Customer service is not a deparment.  It´s an attitude...





Hugo Santos, se define como un publicista dedicado a la hotelería, actualmente escribiendo para su blog acerca de la industria hotelera, el marketing, y el manejo de las redes sociales. Permanentemente activo y enfrentando a diario el contacto con los clientes, como su principal fuente de inspiración, mientras logra publicar su próximo libro "Ensayo de Marketing Turístico en 70 pag.´s"

Este articulo y cualquier otro publicado en mi blog puede ser reproducido y utilizado como referencia, siempre y cuando se mencione la fuente.