septiembre 22, 2014

Historia y Origen de la Hamaca

La Hamaca, caracteriza la sensación de vida relajada de LatinoAmerica como apenas otro objeto lo hace, o al menos un objeto que hayamos podido conocer en el Caribe, Brasil y México.




Recientemente estaba en mi casa tratando de remodelar el lugar donde usualmente colgamos la hamaca y entre las medidas y los colores apropiados para el lugar del descanso, me hice la pregunta de donde había salido este popular y conocido objeto que frecuentemente vemos colgado y usamos para el descanso, en casi cualquier rincón del país y otras latitudes.

La respuesta la encontré de inmediato y me pareció tan interesante, que la quise compartir en mi blog para que no se perdiera esta información entre los viajeros frecuentes, que muchas veces hemos tenido la oportunidad de disfrutar un buen descanso sobre este popular tejido, con origen desde el noreste de Brasil, los países del Caribe y en general en las zonas del trópico de Latinoamerica donde pocas personas se imaginan la vida sin hamaca. Lo que casi nadie sabe es que Colón no sólo fue el que descubrió América, sino también "la hamaca". Según la búsqueda realizada, el propio Cristobal Colón, trajo las hamacas de sus grandes viajes del descubrimiento a Europa, dónde gozó de mucha popularidad especialmente en los viajes de ultramar de la época colonial. 

Hoy en día es la hamaca un utensilio muy apreciado por niños, parejas, familias, viajeros y terapeutas. Su objetivo principal es para proporcionar relajación y bienestar, pero además hay diversas razones prácticas para la hamaca; ahorra espacio y se coloca fácilmente ya que puede ser colgada y descolgada en cuestión de segundos. También entre los viajeros y turistas amantes de la playa se conoce la versión de "tumbonas" elaboradas principalmente para la playa o piscinas, las cuales son elaboradas en plásticos o madera.





El origen de la hamaca
El origen de la hamaca yace en los indios de América central y del sur. Los nativos sabían desde un principio lo que tenían, cuando la designaban como «la cuna de los dioses». Su nombre posterior viene dado por su material ya que las primeras hamacas se elaboraban con la corteza del árbol de Hamack, por este motivo se le atribuye a la palabra «hamaca» ese origen etimológico.


La hamaca en los viajes por el mar

Colón descubrió la hamaca en las Bahamas, donde el 17 de octubre de 1492, sólo cinco días después de su llegada, hizo constar sorprendido en sus anotaciones que «las gentes dormían en redes entre los árboles». Él trajo la hamaca consigo a Europa, donde en adelante fue utilizada y muy valorada sobre todo por los marineros. En lugar de tener que dormir en el suelo húmedo, duro, lleno de suciedad y plagado de bichos, podían tumbarse los marineros relajados en las hamacas y adormecerse por el balanceo del barco.

"Cuanto mejor colgada esté la hamaca, más cómoda será"


Espero les haya gustado y sigan descansando de este maravilloso invento  


fuente: La Siesta