octubre 12, 2012

La Raíz de nuestra felicidad


Hace algún tiempo me regalaron el libro “el poder de la kabbalah” en sus páginas encontré muchas anécdotas, filosofías y formas de ver las vida, que no siempre son las que uno piensa o incluso, nunca se parecen a como estamos acostumbrado a verla, y únicamente cuando pasan algunos acontecimientos parecidos o similares a los descritos en el libro, comenzamos a entender los múltiples colores y las diferentes interpretaciones que podemos darle a nuestro entornos.

Luego de nuestras elecciones presidenciales el pasado 07 de Octubre en Venezuela, donde comprobamos una vez mas lo dividido que esta nuestro país, quise entender de qué manera se podía recuperar nuevamente el optimismo, para seguir enfrentando los constantes cambios y, mantenernos en la búsqueda de esa permanente meta que los emprendedores queremos alcanzar a diario.

Aquel día mientras esperaba mi vuelo de regreso a casa, me senté en el cafetín del aeropuerto para volver a leer algunos capítulos del libro, hasta que me encontré uno en particular, que me atrapó en la coincidencia de mis pensamientos, y el rostro de la mayoría de las personas que tenía en mi entorno, por lo  cual quise compartir enseguida con quienes se atreven a visitar este blog.

Habla de la felicidad y esa Luz que yo prefiero llamar “FE”, de nuestros pensamientos y la habilidad que tengamos para mantenernos conectados con la realización de nuestras metas, visualizando la manera más fácil de llegar y el desarrollo de habilidades y destrezas para mantenernos aferrados a la idea de lograr nuestros ideales, sin sacrificar nuestra felicidad.

Luz es una palabra codificada, una metáfora para expresar el amplio espectro de la realización que los seres humanos anhelan. Cuando un rayo de luz alcanza una gota de agua en una lluvia con sol, la luz se refracta en los colores del arcoíris. Piensa en esta imagen. Igual que un solo rayo de luz incluye todos los colores del espectro, la luz contiene todos los “colores” de la alegría y la plenitud que las personas buscan en su vida.



La razón por la que nos sentimos infelices y ansiosos es porque nuestros deseos no son satisfechos de forma constante

Así empezó mi lectura…

Si tenemos alegría en un área de nuestra vida durante cinco años, puede que nos sintamos afortunados pero esto también significa que había suficiente luz en el “depósito” para que durara cinco años, luego podríamos quedarnos “sin luz” o desconectarnos durante los próximos cinco años, lo cual nos hace infelices, lo cual me hace pensar que mientras más luz tengamos en nuestras vidas, más tiempo permanecerán satisfechos nuestros deseos y más felices seremos.

También tenemos un miedo persistente y arraigado a que nuestra felicidad se acabe algún día. Cuando nos encontramos en un estado extraño de satisfacción y serenidad tenemos una tendencia negativa, a creer que es demasiado bueno para ser verdad. Nos preocupamos demasiado por el mañana. Y el momento en que esas dudas se cuelan en nosotros, perdemos nuestra conexión con la luz. Por lo tanto, la luz también se define como la paz mental que resulta de saber que mañana la felicidad quizás seguirá estando con nosotros, Cuando estamos conectados con la luz, no tenemos miedo, ni ansiedad, ni inseguridad acerca del camino.

El deseo máximo

A la luz de lo anteriormente escrito (juego de palabras intencional) entendemos que el deseo máximo de un ser humano es la luz. Es mas. La luz que buscamos está en todas partes. Es la sustancia más común en nuestro universo. Llena el cosmos y satura nuestra realidad. La Luz es infinita, ilimitada y siempre está dispuesta a satisfacernos. Lo cual nos lleva a una pregunta obvia:

          Si las personas son la esencia del deseo y lo que deseamos es luz, dado que el universo está inundado de luz entonces, ¿Que se interpone en el camino hacia nuestra felicidad eterna?

Espero que quienes llegaron al final de la lectura hayan entendido que la felicidad y como alcanzar nuestras metas depende únicamente de nosotros, la FE que tengamos en nuestros actos y el empeño que pongamos a diario por lograrlos.


@zorbash