octubre 27, 2012

Gerentes Vs lideres

Luego de un curso culminado el día de ayer, acerca del "Coaching Gerencial" y pensando en las actividades de integración realizadas durante estas dos ultimas semanas, donde tuve la suerte de compartir "Una visión de futuro" con el mas dinámico y selecto grupo de visionarios, de empresas Sindoni. He querido publicar en esta recopilación los aspectos que he visto que tienen en común los mejores jefes que he tenido; y a pesar de que preferiría no tener jefe y ser 100% dueño de mi tiempo, la realidad es que he tenido unos grandes jefes que me han ayudado a crecer y convertirme en un mejor profesional, todos ellos con menor o mayor habilidad han mejorado drásticamente la motivación laboral dentro del equipo y las organizaciones, donde he trabajado, manteniendo incluso durante muchos años, una extraordinaria amistad, con algunos de ellos.




Hay quienes delegan demasiadas funciones, dándote así la oportunidad de fallar para volver a intentarlo, o demostrar que tan competitivo podías ser, otros no delegan lo suficiente, pero son constantes  motivadores y ejemplo permanente de los mejores hábitos profesionales y personales, de todos y cada uno de ellos he podido aprender, hasta las cosas que no debe hacer un buen líder.

Basado en lo mencionado anteriormente, la recopilación de mucha información adquirida durante años y algunos artículos tomados en las redes sociales,  considero y estoy completamente de acuerdo que estos son los aspectos que definen a un buen jefe:

1- Un buen jefe entiende, apoya y respeta las metas personales del empleado: Los empleados tienen metas internas (relacionadas con su carrera profesional) y metas externas (familia, hobbies, otro negocio, etc.). Mientras el jefe entiende los objetivos del empleado y se compromete a ayudarlo, más lealtad desarrolla del mismo y contribuye con la motivación laboral del equipo.

Por ejemplo, siempre me han encantado los jefes que tienen interés sobre mi familia. Entienden que ser padre y esposo es una de mis prioridades y me apoyan cuando necesito enfocarme en esa parte de mi vida.

2- Un buen jefe da libertad y autonomía a los empleados para manejar el negocio: No hay nada peor que un jefe respirándote en el cuello. Los mejores jefes son los que transfieren poder. te entrenan, se aseguran que piensas correctamente, y luego te dan libertad de actuar. Monitorean los resultados y te dan dirección, pero siempre sientes que tienen confianza en tu juicio.

Una de las frases que más me entusiasma es, luego de presentar una situación, análisis de opciones o problema a mi jefe, él dice: Si fuera tu negocio: ¿Qué harías tú? Y luego se toma el tiempo de escuchar detenidamente mi opinión.

3- Un buen jefe invierte tiempo en ayudar a sus empleados a crecer al siguiente nivel: Un buen jefe entiende que su mayor impacto a la organización es desarrollar otros líderes. Éste tipo de jefe se toma el tiempo (y estoy hablando…bastante tiempo) para ayudar a su personal a tener éxito. Les enseña a sus empleados cómo pensar, cómo analizar, cómo pequeños aspectos afectan la visión holística de la empresa, etc.

Es importante destacar que para que un buen jefe pueda ayudar a otros, debe convertirse en un experto en su posición y su negocio. No hay nada peor que jefes mediocres que no entienden el negocio y en consecuencia, dan la dirección incorrecta a su personal.

4- Un buen jefe protege a sus empleados frente a otros en la organización: El equipo podrá tener defectos, pero un buen jefe toma la responsabilidad de su equipo y asume los errores. Frente a la organización, superiores y colegas siempre protege a su gente. No sólo protege, pero promueve.

Los mejores jefes son los que están siempre elevando las buenas noticias de su equipo a la gerencia superior y buscan la oportunidad para que los empleados tengan la exposición a ese liderazgo lo más posible.

5- Un buen jefe compensa a sus empleados correctamente: En el 99.9% de los casos los empleados trabajan por dinero. Por supuesto que hay otros factores que toman en consideración pero normalmente, el dinero es el factor principal. Por ello, los buenos jefes pagan bien. Usan su influencia para maximizar la compensación de su equipo.

6- Un buen jefe influye en los empleados para que tomen vacaciones: Buenos jefes entienden que las vacaciones son necesarias para la restauración del empleado. Siempre motivan a su gente para que sea balanceada en la relación trabajo-vida personal.

Si observan a un empleado trabajando hasta tarde o fines de semana, se preocupan y tratan de corregir el problema ayudando al empleado a manejar sus prioridades, optimizar el tiempo y balancear las cargas de trabajo.

Lamentablemente vivimos en un mundo donde la figura del jefe está desgastada. Unos pocos jefes mediocres han dañado la imagen de muchos buenos jefes. Existen grandes líderes que se entregan a su organización y su equipo con todo y se comprometen con mejorar la motivación laboral. Si eres jefe, o aspiras serlo, asegúrate de que seas uno bueno. Trabajemos intencionalmente en convertirnos en los responsables de cambiar la imagen negativa de la figura del jefe.

"Es mas fácil lograr las metas, si un grupo de personas, incluso distintas entre si, se fijan el mismo objetivo común"


Si tienes alguna experiencia o aspecto de un buen jefe que se haya omitido en esta lista, por favor siéntete libre de colocarla en los comentarios para aprender de tus experiencias ...