septiembre 11, 2012

Virgen de Coromoto


Patrona de Venezuela, misionera entre los indios

Conocida como la segunda aparición corpórea de la Virgen en toda América, luego de la aparición de Guadalupe en la ciudad de México.

Nuestra Señora de Coromoto “Celeste y Principal Patrona de toda la Republica de Venezuela", tal como fue nombrada por Pio XXII en el año 1952 durante su coronación canónica.




A 65 años de su canonización, La Virgen de Coromoto representa una de las devociones marianas más antiguas y primitivas de la Iglesia, ya que su historia remonta desde la época de la evangelización de los indios, cuando se presentó (según su historia) al Cacique Coromoto en la población de Guanare, Estado Portuguesa, de Venezuela.


Aparición histórica

Aunque fue el 08 de septiembre de 1652 cuando la patrona se presenta al Cacique quien la dio a conocer en su tribu como “La Bella Señora”  es el 11 de septiembre cuando recibe la medalla con la misma imagen de la aparición, por lo tanto, esta es la fecha que toma la iglesia para la celebración de su presencia.

Este año 2017 se cumplen los 365 años desde su primera aparición, cuando le pidió a los indios que buscaran al hombre blanco para que fueran bautizados y pudieran subir al cielo. Invitándolos así a participar y recibir en familia, el acto de la eucaristía. 

En la actualidad las familias, del mundo entero, están cada vez más divididas y esta nueva celebración es muy propicia para crear conciencia, unirnos todos y construir nuevamente los valores de la unión, la elevación de la fe y los principios por el respeto hacia el prójimo. Hoy en su día pidamos con fe, a esta bella patrona que nos cubra con su manto sagrado.

La Iglesia pide en todo momento, pedirle con devoción, conocerla, imitarla y rezarle, pero  quienes admiramos su belleza y estamos seguros de su amor sabemos que su presencia nos ayudará a promover la unidad, el respeto, la paz, la convivencia y el bienestar general y vivir estos valores es un trabajo que depende de cada uno de nosotros.


Celebremos su presencia y demos gracias por tantas bendiciones