febrero 01, 2012

Círculos de Calidad

Esta semana conversaba en la oficina de un cliente amigo y durante la reunión que tuvimos recordé por un momento alguna vieja teoría que pocas empresas ponen en práctica y muchos son los consumidores que podrían disfrutarla.

Aun cuando este tipo de actividades no representa ningún costo para las compañías pequeñas, hoy en día son menos los empleados comprometidos con el servicio y muy poco los patrones que se preocupan por motivar a un grupo de personas/colaboradores de su empresa, a crear lo que llamamos equipos de trabajo impregnados con esta filosofía de hacer cada día mejor su trabajo y motivar a sus compañeros para seguirlo haciendo mejor.
No se trata de únicamente de la supervisión o de la competencia individual, me refiero a los “círculos de calidad”, donde todos unidos o la gran mayoría se ponen de acuerdo para que sus fortalezas individuales sirvan de apoyo y se sincronicen con las debilidades de sus compañeros en una sinergia o ejercicio donde todos ganan.

Condiciones de trabajo versus un proceso de cambio

El concepto de círculos de calidad se basa principalmente en la idea de que un grupo de empleados, se muestren más interesados en participar de los cambios y la evolución de su entorno (lo cual incluso aumentara la productividad de ellos mismos) Tomando como iniciativa la oportunidad de la empresa para participar en esos cambios y abrir espacios para que ellos puedan tomar decisiones en mayor grado.
Es así como los círculos de calidad conformados por pequeños grupos de empleados, generalmente quienes se encuentran más involucrados con la empresa se atreven a reunirse con mayor frecuencia para generar y promover estos cambios, resolviendo en grupos y apoyándose en las fortalezas de todos por igual, los problemas más comunes de la oficina.
El propósito de estas personas es identificar los problemas de su área de trabajo, analizarlos y llegar a una conclusión para resolverlos.

Impacto de los círculos:

Estos círculos fomentan la conciencia sobre la calidad, por lo tanto cada organización puede promoverlos para beneficiarse de este tipo de programas, reduciendo así sus costos y aumentando su productividad, minimizando los errores y dándole así lugar a una mayor satisfacción por parte del cliente.