enero 17, 2012

Liderazgo en servicio (coach líder)


En un esquema antiguo, los empleados buscaban agradar a los jefes, los jefes al presidente y el consejo a los accionistas. Esto media el éxito por la capacidad de generar valor en el corto plazo y el punto focal era el accionista.
En el nuevo paradigma, el mayor valor es el generado al cliente. Para ello, es preciso que los accionistas apoyen al consejo, que el presidente apoye a los jefes, los jefes a los colaboradores y éstos a sus clientes (razón principal del negocio). En este escenario, los líderes están al servicio de sus equipos para que desplieguen todo su potencial: son valorados por la creatividad, la innovación y responsabilidad.
El liderazgo proyectado desde el coaching tiene que ver con la visión, el compromiso, la confianza, el desarrollo de las personas y los valores. Es asi como nace la figura del líder al servicio o coach.
“siendo el liderazgo una excelente herramienta para crear cultura de servicio”

VISION Y ENTUSIASMO

Por su parte todo líder necesita, un objetivo, un resultado extraordinario, una visión que suponga un reto difícil de alcanzar. Y por la otra parte requiere de la capacidad o habilidad, para transmitir esa visión al grupo de personas, que se contagiaran con su entusiasmo, para convertir su visión en una realidad.

COMPROMISO

El grupo de personas que sigue al líder, requiere sentirse identificado con el proceso, la compañía, el producto, la marca, esa visión que los lleva a tomar la responsabilidad, de los próximos actos que tendrá que llevar a cabo para lograr su meta, tomando las riendas, asumiendo el papel de protagonistas, capaces de encontrar el ámbito de la actuación sobre la cual pueden influir, aun aceptando que hay aspectos que quedan fuera de su alcance y poner toda su energía en hacer aquello que pueden hacer. Viendo esto el líder se comprometerá con su visión y trabajará para llevarla a cabo, facilitando a su vez el compromiso de las personas que le acompañan en el proyecto.

CONFIANZA

La confianza es un fenómeno esencial para poder relacionarnos con los demás. La desconfianza arruina las posibilidades de la interrelación. De la capacidad para generar confianza dependen todas las relaciones. Confiar en el otro implica la aceptación de la diferencia. Por esto el líder necesita aprender a desarrollar y a generar confianza.
En coaching se dice que cuando el líder no confía en sus colaboradores, éstos no tienen la legitimidad necesaria para desarrollarse y crecer personal y profesionalmente. Por tanto, no son los colaboradores los que tienen que ganarse la confianza del jefe, sino que el jefe necesita confiar para poder relacionarse y coordinar acciones con su equipo.

VALORES

Las personas se comprometen unicamente con proyectos que defienden y practican valores que coinciden con sus propios valores, es muy difícil comprometerse con un proyecto cuyos valores están en contra de determinados valores personales. Por ejemplo, una persona que tenga como valor prioritario la sinceridad, difícilmente podrá comprometerse con el proyecto de una organización que se comporte con falsedad ante sus clientes.
Las organizaciones que evolucionan hacia el nuevo esquema del compromiso, formulan valores como (equidad, transparencia, honestidad, lealtad, integridad...) y se aseguran de captar y entrenar personas comprometidas con estos principios y desarrollar políticas alineadas con ellos. Únicamente el líder que formula planes a futuro y actúa de acuerdo a sus valores, transmite autenticidad y genera confianza.

DESARROLLO DE PERSONAS

Los líderes que tienen más capacidad para influir en sus equipos, son aquellos que trabajan en su propio desarrollo y en el desarrollo de sus equipos.
El desarrollo personal exige, por una parte, conocerse a uno mismo y aceptar con humildad nuestras áreas de mejora. Y por otra, establecer planes de acción y comprometerse con su cumplimiento de estos, para mejorar día a día como líderes y como personas.
Desarrollar personas, por su parte, exige dos niveles de intervención: en primer lugar, se necesita creer que las personas pueden cambiar, superar limitaciones, crecer. Es decir, se necesita confiar en las capacidades del otro. En segundo lugar, es necesario comprometerse a colaborar en ese cambio con generosidad, aceptando que desarrollar personas exige dedicarles tiempo y atención (servicio) y prepararlas para que, un día, "nos pasen por delante".

…Logrando esto estaremos creando los líderes del futuro y ampliando la plataforma para gente comprometida con el éxito